jueves, 26 de abril de 2012

Ombré Nails Teñidas



En un post anterior (véase AQUÍ) hablamos de las Ombré Nails, paveando por la web encontré un tutorial muy pero muy copado de cómo hacerlas sin que quede ese aspecto rugoso que muchas veces no convence y, como ya alguna me ha dicho que no se sintieron bien con los resultados del ombré tradicional,  me decidí a hacer un post sobre esta nueva técnica.

Se le conoce como “Ombré Stain Nails” (u Ombré teñido) y se aplica sobre la uña desnuda (sin base de color alguna) y todo de una vez, dando un efecto “teñido” bastante real. La realidad es que, como con la mayoría de las técnicas, va a requerir de la “prueba y error” hasta que salga como queremos, pero al ser una forma sencilla con dos o tres pruebitas ya dominaremos la técnica.

Pasemos a los utensillos necesarios:

elijan tres o cuatro esmaltes cuyos colores sirvan para el degradé (es decir, una suerte de transición de color o tono oscuro a claro, como por ejemplo de azul a celeste, verde a amarillo, rojo a naranja, fucsia a rosa claro, negro a gris, mezclar colores, etc etc etc), un top coat, una esponjita triangular de maquillaje, un bowlcito con agua, una hoja de papel (para quitar el exceso de esmalte), un hisopo o pincel para remover excedentes y quitaesmalte.

Y el paso a paso:

Dejamos desenroscadas las tapas de los esmaltes para acceder a ellos rápido.
Metemos la esponjita en el bowlcito con agua, retiramos y escurrimos hasta que quede húmeda (no mojada, ni chorreando), la idea es evitar que el esmalte se absorba demasiado rápido.
Ahora uno a uno vamos haciendo una línea de cada color, empezando por el más oscuro en la punta de la esponja, una al lado de la otra. Para asegurarse que haya suficiente esmalte para transferir a la uña se puede hacer línea sobre línea de cada color. Hay que trabajar bastante rápido para que el esmalte no se seque.
Esponjeamos sobre el papel: en el primer golpecito se verán los colores juntos, pero no fusionados, esto se logrará en un par de golpeteos.
Alineamos la punta de la esponja con la punta de la uña, presionamos firmemente e incluso podemos esponjear un poco luego (siempre que se mantenga más o menos en la misma posición no habrá problema)
Realizamos lo mismo para cada uña.
El diseño está listo, por lo que solo resta tomar el hisopo o pincel embabado en quitaesmalte para emprolijar los lados y las cutículas.
Aplicamos top coat una vez que se ha secado el diseño para homogeneizar la mezcla y protegerla.


SENCILLO Y EFECTIVO, NO?


2 comentarios:

  1. Wow!! Voy a probarla en un día de muuuuuuuuuuuuuuucho ocio. Gracias por compartirla...Besos!!!!!

    ResponderEliminar
  2. JAJAJ... SI, PARA ESTAS COSAS SE NECESITA TIEMPO Y PACIENCIA, NO? GRACIAS X LEER!!! =) BESOSSS

    ResponderEliminar