viernes, 3 de febrero de 2012

Pads Quitaesmalte


Para mis compras “Todo x $2” (aunque ya nada se consiga a ese precio jej) cada tanto me tiento con los bazares chinos… No puedo evitarlo, cosas originales y baratas, me pueden (eso si, con cautela, porque sino lo que ahorramos en dinero lo pagamos luego en los resultados)

Se sabe, los productos asiáticos que llegan al país a valores extremadamente bajos suelen ser de calidad deficiente, sin embargo, no hay que dejarse llevar por preconceptos y prejuicios: muchas cosas de las que encontramos en bazares chinos son una ganga y su calidad es muy buena.
Entre las cosas interesantes que compré estaban unos pads removedores de esmalte (“Nail Polish Remover”) de la marca MEISY. Supongo que ya todas habremos oído sobre estos pads quitaesmalte, muchísimas marcas pululan por los locales a precios que fluctúan notablemente de unos a otros. Estos pads que compré eran muy baratos (unos $AR 4) así que no me descepcionarían tanto en caso de ser una porquería jeje.

Para las que no saben, los pads vendrían a ser unas mini toallitas humedecidas (usualmente redondas) que nos permiten remover el esmalte (algo así como la versión para uñas de las toallitas desmaquillantes)

Las de MEISY dicen ser “Flavoured”, es decir, saborizadas (¿?), pero, en virtud de mi conocimiento del nivel de inglés que suelen manejar los chinos (he tenido que lidiar con algunos en mi trabajo y la comunicación se torna difícil, sobre todo a la hora de leer sus manuales en inglés =S ) creo que lo que han querido decir es que son perfumados (“Scented”). Yo lo compré con aroma a naranja (un perfumito suavecito, agradable).

Vienen unos 30 pads en la cajita. Cada uno de ellos permite remover el esmalte de unas ocho uñas (esmaltes convencionales, claro esto, nada de glitter, porque sabemos que esos no se quitan fácilmente jej). Yo me había olvidado de esta compra hasta que me puse a armar la valija para las vacaciones y, frente a mi indecisión de llevar un quitaesmalte que se abriese en el camino, recordé que los tenía (habían pasado varios meses de la compra jaja)

Estando en el medio de la nada, un día nubladito, decidí cambiarme el esmalte y ahí los testié. Resultado: quitan perfectamente el esmalte y rapidísimo!!!

Ahora bien, no se trata de un pad embebido en alguna suerte de quitaesmalte a los que estamos acostumbradas… No… El producto es más viscoso, oleoso, y sin el olor tan intoxicante de los quitaesmaltes.

Cuando llegué al mundo urbano, donde hay conexión a internet, traté de investigar sobre el producto (difícil porque no leo Chino jeje) y me encontré con la siguiente data: son libres de alcohol, libres de acetona, la fórmula es a base de aceite y dice ser no tóxica.

La mentablemente, de sus activos no encontré nada.


Una alternativa ideal para la cartera y sacarnos de apuros, no creen?


No hay comentarios:

Publicar un comentario