martes, 7 de febrero de 2012

Enemigos camuflados de nuestra piel


A ver, a ver… A quién no le pasó? Tenemos la piel bárbara, en su mejor estado, y casi como por arte de magia, de un momento al otro, comienza a verse agotada y derrotada de la noche a la mañana. Y cómo puede ser? Seguimos una rutina de limpieza y cuidado facial. Entonces tal vez culpemos al stress o las hormonas, pero si descubrimos que esas no son las causas. Qué puede estar fallando? Los expertos de la piel (en otras palabras, dermatólogos, cosmiatras y cosmetólogos) mencionan al menos cinco cosas muy poco obvias y tal vez imperceptibles de nuestra rutina diaria que podrían ser culpables (o al menos sospechosas) de tal brusco cambio.

1. Nos lavamos muy a menudo - Has sentido la cara seca últimamente, la piel se siente como si tuviera una capa extra de piel muerta acumulada? Podría ser porque estás lavándote la cara con más frecuencia de la necesaria. Durante el lavado se seca la piel, y luego las glándulas sebáceas responden sobreproduciendo, por lo que terminas con la piel deshidratada pero superficialmente oleosa a la vez, dando lugar a brotes de acné y una textura desigual.

2. Elegimos ingredientes demasiado fuertes y severos - a veces “fuerte” no significa mejor, y eso es especialmente cierto en el cuidado de la piel. Para la mayoría de los usuarios, no hay ninguna diferencia apreciable entre la eficacia del peróxido benzoico suave y fuerte, pero la versión fuerte es mucho más probable que irrite la piel y la seque.

3. Cambiamos la rutina de cuidado de la piel con demasiada frecuencia – La epidermis es muy delicada y, a pesar de probar la última crema o serum puede cumplir con el deseo de algo nuevo, también puede afectar pH de la piel, el balance de humectación, y tener una serie de otros factores. Así que, en lugar de cambiar todo a la vez (y crear por completo una nueva rutina), hay que introducir los nuevos productos de forma gradual para que la transición sea más suave y efectiva.

4. Compramos un shampoo o acondicionador que genera alergia - Si estás teniendo demasiado sensible la piel o sequedad excesiva y recientemente has comprado algún nuevo producto para el cuidado capilar, estos productos podrían ser culpables. Alergias en la piel a productos para el cabello también puede exteriorizarse en la espalda, pecho, y en cualquier otro lugar que esté expuesto.

5. Olvidamos el protector solar – Y es que es algo que hay que usar por el resto de la vida. El daño solar es difícil de ocultar, y no la proteger la piel causa una serie de otros problemas, no menos importantes que problemas visibles como el acné o las manchitas es, por ejemplo, cáncer de piel.

Entonces, la pregunta es: De cuál de estos errores contra la piel somos culpables?



No hay comentarios:

Publicar un comentario