viernes, 28 de octubre de 2011

A vibrar!!!!!!


Hace un mes arranqué el programa intensivo en un gym de la franquicia VIBRAFIT, una marca alemana que ha desarrollado el “EV”, entrenamiento por vibración de espectro completo. La rutina de ejercicio es de 30 minutos en plataformas vibratorias oscilantes y triplanares.

Las plataformas vibratorias producen vibraciones que son transmitidas a través de todo el cuerpo, como efecto de esto cada uno de los músculos alcanzados por las vibraciones se contrae de manera refleja, sin que nosotros intervengamos. Y esa contracción muscular compromete al 100 % de las fibras de cada músculo, a diferencia del entrenamiento tradicional que solo trabaja en un 40 %. Mientras que en el entrenamiento tradicional solo trabajamos un grupo de músculos por vez, la vibración promete llegar a todo el cuerpo al mismo tiempo, siendo ese el secreto para lograr mejores y más rápidos beneficios.

Yo arranqué esta experiencia con mi prima, y ya en la primera clase nos miramos mutuamente y nos dijimos, literalmente: “Estoy trabajando músculos que ni sabía que existían” ajajajaj. Y es que con este sistema se logra llegar a músculos que raramente ejercitamos en un gym tradicional, como por ejemplo los de la espalda, que son tan necesarios para mantener la postura, y que entrenarlos es muy difícil ya que solo se logra con ejercicios muy localizados.

Además, nos han comentado que la vibración realiza  también un efecto muy positivo sobre el balance hormonal y contribuye a reducir el stress. La realidad es que salimos muy bien del gym desde que arrancamos, como más relajadas, sintiéndonos entrenadas y energizadas.

Desde ya, como toda rutina de ejercicios, tiene contraindicaciones. Y como todo ejercicio que conlleva uso de máquinas hay muchas cosas que no se pueden hacer y otras tantas que sí debemos considerar. Para más info sobre esto: http://www.vibrafit.com.ar/fitness.html#hacer

Ahora, hablemos de los beneficios de esta rutina de ejercicios:

En cuestiones de fitness, promete ayudar a tonificar los músculos, incrementar la elasticidad y potenciar la fuerza muscular.

En materia de belleza, dice ayudar a perder peso, reafirmar las zonas claves, eliminar la celulitis e incrementar la producción de hormonas regenerativas.

En cuanto a la salud, afirman que mejora la circulación, corrige la postura, reduce los niveles de stress, sirve como drenaje linfático, estabiliza la presión arterial.

La realidad es que se trata de una forma muy innovadora de hacer ejercicio, ideal para gente como yo que carece de tiempo y quiere ver resultados rápidos (dicen que hasta 6 veces más rápidos que con métodos tradicionales). Se trata de ejercicios sin alto impacto, ya que se trata más que nada de mantener posiciones.  Los cambios se empiezan a notar rápido.

Mi experiencia: El otro día debatíamos eso con mi prima, qué resultados habíamos notado. Primero que nada, el aumento en nuestra resistencia a la hora de hacer los ejercicios. En segundo lugar, nos sentimos más “tonificadas”, es decir, no sabemos bien hasta qué punto es una sensación, pero, por ejemplo, al caminar ya no sentimos nada tipo “flan flan”, sino duro. En tercer lugar, la apariencia de la piel cambió mucho, disminuyendo la cantidad de celulitis de manera considerable, devolviéndole tersura a la piel. Además, otro aspecto positivo es que vamos con ganas al gym, motivadas a seguir mejorando. Por otro lado, sentimos que el odiado pantalón de montar se afinó bastante. El hecho de que sean sesiones de 30 minutos hace que se pase rápido la clase con lo cual no se hace tan tedioso. Sumado a esto, hay 5 minutos finales de relajación que son algo así como “masajes vibratorios”. Yo ya no sufro de calambres, que era algo bastante común en mí.

Cuando iniciamos la experiencia nos hicieron una medición con un monitor de composición corporal, una suerte de balanza que, tras ingresarle edad y altura, realiza mediciones para así mostrar el valor calculado del porcentaje de grasa corporal, porcentaje de músculo esquelético, metabolismo en reposo, índice de grasa corporal (IMC) y nivel de grasa visceral utilizando el Método de Impedancia Bioeléctrica (IB). Un aparatito que desconocía, muy interesante, pero para nada simpático. En mi caso, los valores dieron dentro de los rangos adecuados, pero el IMC dio por debajo del valor ideal que es 22, siendo el mío 19,5. Así que mi meta era aumentar la masa muscular un poco más.

Mañana tomamos la última clase para completar el mes y ahí sabremos fehacientemente los resultados. De cualquier manera, ya hemos decidido con mi prima seguir unos meses más, ya que realmente estamos felices de los resultados =)

LA PROBARON USTEDES?





2 comentarios:

  1. Suena bastante milagroso, no se por qué pero no me dan un poco de desconfianza estas cosas nuevas. Por ahora me quedo con mis clases de localizada.

    ResponderEliminar
  2. JAJJAJA... SISI... YO TAMBIEN LO MIRABA DE REOJO... HACE AÑOS QUE OPTABA POR EL GYM CLASICO Y CONVENCIONAL, DECIDI ARRANCAR COMO UN MOMENTO PARA COMPARTIR CON MI PRIMA Y ME RE ENGANCHE.... VEREMOS CÓMO SIGUE

    ResponderEliminar