miércoles, 28 de septiembre de 2011

Me haces poner colorada!


En el mundo del agotamiento y palidez el maquillaje es nuestro gran aliado e, incluso en aquellas personas que reniegan de las bases, los blushes (o rubores) aportan ese toque vivo, luminoso, cálido y dulce a nuestro rostro.



Su función principal es dar profundidad, color y forma a las mejillas. El tono de nuestra piel y su tendencia determinarán qué color de blush es el indicado para nosotras:

Si nuestra piel es clara, apostaremos por colores suaves como el malva, rosa o ciruela.               

Si nuestra piel es de tono medio, los colores rondarán el naranja, cobre, almendra o durazno.

Para pieles más oscuras se recomienda en líneas generales colores más rojizos.

Si la tendencia de la piel es fría, trataremos de buscar blushes con dejos rosas, mientras que si es cálida, hay que buscar un blush con dejo amarillo o anaranjado.

La intensidad del blush va a definir nuestra apariencia final. Si es muy fuerte generará gran definición y acentuará en exceso esa zona; en tanto que si es muy ligera y difuminada en demasía, entonces no se notará.

El blush en crema es el más adecuado para pieles secas ya que mantiene la piel hidratada, suele tener un acabado más luminoso y brillante. El blush en polvo le da un tono mate a la piel grasa luego de aplicar el polvo traslúcido, reduciendo la sensación de excesivo brillo.

Dicho todo esto, hay muchísimo de dónde elegir…. Yo tengo dos amores en este campo… diametralmente opuestos en presupuesto (Bobbi, por qué tan caro?!)

Para mi diario vivir, estoy absoluta y perdidamente enamorada de mi Dream Touch Blush de MAYBELLINE. Se trata de un rubor en forma de mousse, de textura liviana y aireada. Además tiene crema humectante en su fórmula por lo que no sólo que se siente bien en la piel, una suerte de plus de frescura, sino que además le HACE bien. El color que yo elegí es un rosa claro muy iluminador (creo que es el 12M, pero no podría asegurarlo) porque mi piel es clarísima con tendencia fría.

Para colocarlo, yo me trazo una suerte de línea en la mejilla que luego difumino con brocha. El efecto es muy natural, aportando luminosidad al rostro.

Mi amor limitado (y es que por su precio no lo uso toooodos los días, sino cuando la ocasión lo amerita) es el Shimmer Brick Pallete en tono Pink de BOBBI BROWN, una cajita mágica para piel radiante. Es un quinteto (porque en verdad es medio multiuso, no sólo blush) en polvo, muy suave y brillante. Para usarlo como blush hay que pasar la brocha en forma circular para tomar un poco de cada tono. El acabado es muy sutil y esfumado una vez colocado. Los tonos cada uno por su lado pueden usarse como sombras e iluminadores tanto en ojos como labios. Utilizados húmedos el producto se fija más en lugar de esfumarse en demasía.




Existen muchos blushes que me tientan (y si sigo así van a atentar contra mi bolsillo)… Algunos ejemplo:

Blush Radiance de YVES SAINT LAURENT

“Butterflies Fever” de la colección Ultra Lavande de LANCÔME .










Me enamoré del Prisme blush Blooming Pink de GIVENCHY y también de su cuarteto de rubores Prisme Again!




USTEDES, CUÁL USAN? CUÁL LES ENAMORA?



No hay comentarios:

Publicar un comentario