lunes, 8 de agosto de 2011

Las joyas para los ojos…

Las máscaras de pestañas son nuestro mejor aliado para enmarcar la mirada, intensificarla, destacarla, “sexificarla” (?) … Es la herramienta más útil para abrir los ojos, incluso cuando morimos de sueño… Podes desprenderte de CASI todo el maquillaje, pero NUNCA del rimmel.



Yo particularmente soy una adicta (!!!) que se niega a dejar de usar máscara de pestañas, amo como queda mi mirada con ella, pero encontrar la máscara indicada no es cosa sencilla, hay que probar y probar hasta encontrar la adecuada (hey! Que esa es la mejor excusa que encontré para justificar mi vicio jeje)

Catalogo mis máscaras en dos grupos: las de diario uso y las de ocasiones especiales y salidas nocturnas.

Para mi diario vivir elijo las máscaras basándome en dos factores: naturalidad y precio. Es decir, que no den un look muy dramático y que su precio no sea desorbitante (aunque tampoco usaría las más baratas del mercado porque las pestañas son delicadas y hay q cuidarlas). En esa categoría me ha convencido ampliamente:
La línea Volum’ Express de MAYBELLINE:  Creo que todas las de esta línea son buenas. Está la clásica Colossal (que tiene un cepillo tradicional, pero de gran tamaño para la fácil y rápida aplicación que separa bien las pestñas y una fórmula enriquecida con colágeno para dar a las pestañas más volumen), The Falsies (que tiene cepillo en forma de cuchara lo que simplifica aún más la aplicación, la fórmula alarga y define las pestañas, además, da una terminación glossy muy chic) y la nueva Look Felino (también tiene cepillo en cuchara, aunque levemente más fino, por lo que lo que más hace es definir y alargar, aunque también las deja bien oscuras y rizadas; su fórmula también posee colágeno). Lo mejor de esta línea es que cubre bien de una sola pasada y no forma grumos.

Por otro lado está la Millon Lashes de L’OREAL. Probé esta máscara mucho antes de que llegara al país, me la trajeron de un viaje a Francia (donde se llama Millions de Cils). Esta máscara genera aliadas y enemigas en igual medida, pero la verdad que a mí me ha resultado fantásticamente. En mi experiencia, realmente intensifica la mirada, creando una sensación de tener mayor cantidad de pestañas, aunque tal vez no dense tanto como promete, pero las define de maravilla. Su cepillo es de silicona (ámenlo u ódienlo). Lo más certero del producto es el envase: el dosificador interior permite que el cepillo salga con la cantidad justita de producto y, por otro lado, el cierre del envase es rosca con “click” (saben a qué me refiero, no? Ese ruidito a la terminación del cierre para sellar perfectamente) y eso nos asegura que el producto se mantenga fresco (que no se reseque). De esto puedo dar garantía porque la mía la tengo hace ya unos tres años y sigue perfecta.

Luego viene la noche… Y ahí sí quiero que mis pestañas destaquen más la mirada, que la intensifiquen y le den más dramatismo. Mi caballito de batalla? Phenomenon’ Eyes de GIVENCHY. Yo la tengo en negro y, al menos en este color, logra un tono perfectamente oscuro e intenso por los pigmentos CarbonBlack. Esta máscara separa, alarga y curva increíblemente. Su principal ventaja? (aunque al principio no entendamos muy bien de qué se trata al abrir el envase) es su cepillo esférico, que permite que el producto llegue a todas las pestañas, arqueándolas cual si fuéramos maquilladoras profesionales. Créanme, van a adorarla.

En el próximo post: unos truquillos básicos, algunos productos revolucionarios…y lo que se viene… QUIERO, QUIERO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario