jueves, 11 de agosto de 2011

DUELO DE TITANES… Y un peón que se las trae

Antes usaba delineadores comunes y corrientes, pero desde hace un tiempo a esta parte empecé con el delineador de khôl (o kajal, como prefieran llamarle) y la verdad que no hay vuelta atrás.

El khôl es un producto de origen árabe, un polvo muy negro elaborado a base de ingredientes naturales como el antimonio, hueso de aceitunas y hierbas medicinales. Todas las marcas fabrican delineadores que tienen algún tipo de khôl, son lápices más blandos (por lo que se aplican con más facilidad y además no endurecen tanto la mirada) que pigmentan más que los tradicionales delineadores, además de ser más fáciles de difuminar. El único detalle de estos delineadores con khôl es que suelen correrse con mayor facilidad.

Sin embargo, hay dos marcas que al menos a mí me resultan de maravillas porque no se corren para nada (y eso que los tengo colocados non-stop y sin retoques al menos las nueve horas que estoy en la oficina).

El primero de estos delineadores es el Contour Khôl de L’OREAL, un lápiz de dureza media que permite trazos precisos y línea fina (si te lo permite el pulso). Tiene un color intenso (aunque no dramático, si es lo que buscan) que se mantiene intacto por horas: Permite hacer líneas claras y uniformes que no se corren en absoluto.

Por otro lado está Le Crayon Khôl de LANCÔME. Hay dos diferencias apreciables desde el envase: trae difuminador en un extremo y promete ser “waterproof” (y cumple! Pero esto hace que sea un poquito más difícil de difuminar que los khôl convencionales, aunque no imposible). Se trata de un lápiz blando y cremoso que genera un trazo intensísimo sin necesidad de presionar demasiado. Se desliza con muchísima facilidad, dejando un delineado nítido y preciso. El trazo permanece intacto por horas y horas y horas.

Los amo a los dos! Y no sabría con cuál quedarme, asique los mecho constantemente.

Ahora bien, si andan cortas de presupuesto como para arriesgarse a comprar un khôl caro que tal vez luego no les complazca, pueden optar por alguno de las líneas de MAYBELLINE (creo que uno se llama Express Khôl y otro Khôl Non-Stop), los probé y son buenos (no WOW, simplemente buenos). Son lápices cremosos que deslizan fácil y, considerando su valor, duran bastante. Sin embargo, son de los que se van corriendo con el tiempo así que hay que ir controlándolos (porque forman esas lagañitas negras en el lagrimal también).

Y ya que estamos les cuento que cuando compré el de L’OREAL me regalaron la máscara de pestañas Lash Architect 4D y justito hoy la estoy probando. El cepillo es fino y con inclinación ergonométrica, sus cerdas miden 4mm de fibras de nylon escultoras que permiten el reparto homogéneo, sin grumos. Promete pestañas tipo postizas y si bien no es tan así, las pestañas se llenan de drama, volumen, longitud y color intenso. Durante el día una sola capa deja unas pestañas hermosas y dos las intensifica muy adecuadamente. Para la noche podemos colocar capa tras capa sin dolores de cabeza… y ahí se vuelven ultra dramáticas!

HAY QUE PROBAR HASTA HALLAR LOS PRODUCTOS INDICADOS PARA UNA, O NO?... HASTA PRONTO!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario